Ceremoniando y purificando con la abuela Awicha Awilulu

Ha sido durante los días 19 y 20 de Octubre que nos hemos reunido en tribu las mujeres hermosas que sentimos acudir al llamado de la Pachamama, como nos recuerdan las sacerdotisas de la Madre Tierra: Awicha Awilulu y Warawara, para purificar nuestras mentes, cuerpos, almas y corazones. Fue el enclave mágico de Vallgorguina el espacio que aguardaba nuestro encuentro y sanación.

DSC_0167

En las semanas anteriores, mi mente recogía todas las dificultades existentes para asistir a este encuentro, pero el pulsar de mi corazón era vívido y realmente no había mucho que pensar pues sentía que, de alguna forma, esta no era más que la materialización de lo que en otros momentos ya había imaginado. Para estas fechas, ya habían pasado 9 meses desde el inicio del Círculo de Sabiduría Ancestral Femenina que acompañaba Mujer Medicina de la Tierra – Warawara. Desde el primer encuentro en abierto sobre la abundancia femenina, mi realidad comenzó a cambiar, transmutando inseguridades en certezas y dudas en conocimiento. Este círculo llegó a mi vida para proporcionarme infinidad de bendiciones, entre ellas sostén, hermandad y autoafirmación desde la ternura con la que acompaña esta maravillosa hermanita. A lo largo de este tiempo, en el que mujeres de diferentes lugares de América y Europa compartíamos espacio, pude comprobar como la energía no entiende de espacio ni de tiempo, pues la fuerza de nuestra unión podía sentirse como un impulso para con cada uno de los pasos que iba dando en mi camino. Además, tuvimos la dicha de compartir este circular con Awicha Awilulu, abuela sabia vieja e inocente, quien desde su largo recorrido como sanadora nos aportaba la sabiduría de su experiencia, dándonos impulso y amor por partes iguales.

DSC_0187

Por tanto, este Círculo – Taller de Purificación y Ceremonia, suponía de alguna forma la culminación de la experiencia vivida a lo largo de estos meses y había tantos motivos bellos para asistir, que la única respuesta posible era un gran “si, me lo permito”.

Me permito abrazar a mis hermanas, Mujeres Sagradas.

Me permito cerrar ciclo y soltar para que mi camino sea liviano.

Me permito compartir en familia y crear tribu.

Me permito despojarme de lo que ya no necesito.

Me permito transmutar y agradecer lo vivido.

Me permito abrir mis alas.

Me permito seguir abriendo mi corazón para sanarlo.

Me permito seguir construyendo relaciones circulares y horizontales.

Me permito recordar y purificarme.

DSC_0178

Hoy, ya de regreso en casa, continúo agradeciendo lo vivido. Agradezco la guía y sostén de Awicha Awilulu y Warawara. Cada abrazo compartido, la alegría de compartir en comunidad, la bendición de recibir de manos y corazones sabios y puros, cada mirada intercambiada, cada palabra honesta expresada, cada instante vivido en presencia.

Gracias, gracias, y mil veces gracias a todas y cada una de las mujeres que han hecho posible este encuentro. Gracias también a los dos pequeños-grandes seres de luz que nos muestran la belleza de la vida. Sería imposible describir lo vivido, pues la magia de este encuentro sólo puede ser entendida por quienes, desde el compromiso con nuestro corazón, lo hemos compartido. Nos amo y os llevo bien cerquita del corazón.

¡¡¡Jallalla!!!

María Cristina García Díaz – Mujer del Sur

DSC_0188

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s